Mariana

Raly Barrionuevo

Y como pasa el tiempo
como el viento en las montañas
y sin embargo crece,
crece este amor de mil mañanas.

Soy un grito en la noche
llamándote en silencio
y arribo a tus andenes
con el calor de mis desvelos

Y suelo volver de madrugada
a las caderas de fuego y luna
de mi Mariana
y suelo volver en las guitarras
a las praderas verdes y oscuras
de su mirada.

La lluvia y la distancia
tus ojos de misterio
recogen las cortinas
de esta canción y mi silencio

Un manto de veleros
navegando tu pelo
y las puertas oscuras
de este cantor, de tu jilguero.

Y suelo volver de madrugada
a las caderas de fuego y luna
de mi Mariana
y suelo volver en las guitarras
a las praderas verdes y oscuras
de su mirada.


Posts relacionados

Ver mais no Blog


Mais músicas de Raly Barrionuevo

Ver todas as músicas de Raly Barrionuevo